Perros en la sala de clase estimularían la lectura en los niños

Perros en la sala de clase estimularían la lectura en los niños.
Así lo señaló una investigación de la Universidad de Alberta en Canadá, donde la profesora junto a sus dos perros ayudaron a los alumnos de básica a leer y escribir. El ejercicio potenció las habilidades de los menores y el entusiasmo por llegar a casa y continuar aprendiendo

Una sala de clases generalmente es así: la profesora, los alumnos, un pizarrón y escritorios. Sin embargo, en el salón de la profesora Lori Friesen se agregan nuevos personajes: dos perros llamados Tango y Sparky. Más conocidos entre sus admiradores por “perros literarios”.

Los animales y la académica ayudan a los niños de primero y segundo básico a leer y escribir. Se trata de una investigación canadiense que sostiene que la presencia canina estimula la lectura en los alumnos, consignó Physorg.

La investigación se realizó en base a rondas de lectura y escritura que se realizaban en una escuela de Canadá, donde la profesora Lori Friesen y sus dos perros hacían que los estudiantes leyeran cuentos y libros seleccionados por ellos mismos y por la docente. Además, trabajaban en la escritura.

Según Friesen, los grupos de trabajo bajaron el temor de los niños al momento de leer en voz alta. Además, la docente utilizaba imágenes y pistas para proporcionar contexto a la historia que se leía.

De esta forma, la académica ayudó a los alumnos a aprender nuevas palabras. Con esta técnica, los estudiantes trataron de ayudar  a los perros a comprender las nuevas palabras ya que ellos los veían como sus “amigos”, cuya presencia –a juicio de la especialista – alentó a los alumnos a pararse con seguridad y leer en voz alta.

«No estamos haciendo terapia con los niños”, dijo Friesen. «La alfabetización animal asistida es sobre cómo los estudiantes experimentan el aprendizaje de la lectura en un ambiente seguro, efectivo, positivo, significativo y entretenido”, explicó a Physorg.

Según la académica, los primeros años de enseñanza Básica son un  periodo crucial para que los alumnos se convertirse en buenos lectores para toda su vida o simplemente detesten leer. Sin embargo, “los perros en la sala de clase se convierten en un catalizador importante en la motivación de los niños al momento de aprender”, según Friesen.

“Una tercera parte de los alumnos comenzó a leer o a escribir con sus perros en casa, incluso cuando no tenían tareas, elegían sus tiempos libres para hacerlo”, señaló.

 

Fuente: http://www.latercera.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *