La raza y el hocico de tu perro pueden revelar su esperanza de vida

Un estudio realizado en Reino Unido que ha analizado datos de más de 500.000 perros de 150 razas diferentes ha identificado a los que tienen una mayor y una menor esperanza de vida asociada a sus características físicas.

personas que tienen la suerte de convivir con un perro se preocupan por la salud y el bienestar de su mascota, pero saben que su esperanza de vida es muy limitada comparada con la de los humanos. Aunque una buena alimentación, la práctica de ejercicio, el vínculo afectivo y los cuidados veterinarios resultan clave, su longevidad depende mucho de las características físicas asociadas a su raza, en concreto el tipo de hocico podría tener un papel revelador al respecto.

Ahora, un nuevo estudio realizado en Reino Unido ha identificado a los perros que tienen más probabilidades de vivir muchos años…, y también a los que nos dejarán mucho antes. Sus resultados se han publicado en Scientific Reports y revelan, en concreto, que las razas de perro pequeñas y de hocico largo (dolicocéfalos), como los whippets británicos, tienen la esperanza de vida más alta (al menos en Reino Unido), mientras que los perros macho de razas medianas de hocico plano (braquicéfalos), como los bulldogs ingleses, tienen la más baja. También descubrieron que las razas de tamaño grande tienen un 20% más riesgo de tener una vida útil más corta que las razas de tamaño pequeño.

Para realizar el estudio la investigadora Kirsten McMillan y su equipo de Dogs Trust, la organización benéfica de bienestar canino más grande del Reino Unido, analizaron los datos de 584.734 perros de más de 150 razas diferentes registrados en 18 fuentes diferentes del Reino Unido, incluidos registros de razas, veterinarios, compañías de seguros para mascotas, organizaciones benéficas de bienestar animal e instituciones académicas. Sus hallazgos podrían ayudar a identificar a los canes con mayor riesgo de muerte prematura.

La esperanza de vida media más alta fue de 13,3 años

Los perros estudiados pertenecían a 155 razas o estaban clasificados como cruces, y 284.734 de los animales habían fallecido antes de ser añadidos a la base de datos. Se incluyeron raza, sexo, fecha de nacimiento y fecha de muerte (si correspondía) para todos los animales.

Los perros de raza fueron asignados a categorías de tamaño (pequeño, mediano o grande) y forma de la cabeza (braquicéfalo o de hocico corta, mesocefálico o de hocico mediano y dolicocéfalo o de hocico largo) en función de la clasificación de razas del Kennel Club (organización británica dedicada a la salud, el bienestar y el entrenamiento de los perros). Posteriormente, calcularon la esperanza de vida media para todas las razas individualmente y para el grupo mestizo, y finalmente para cada combinación de sexo, tamaño y forma de la cabeza.

Las razas pequeñas dolicocéfalas de ambos sexos (como los teckels miniatura y los perros pastores de Shetland) tenían la esperanza de vida media más alta de 13,3 años. Mientras tanto, las razas braquicéfalas medianas tenían la esperanza de vida media más baja, de 9,1 años para los machos y 9,6 años para las hembras.

Entre las 12 razas más populares, que representaban más del 50% de todas las razas registradas en la base de datos, los labradores tenían una esperanza de vida media de 13,1 años, los Jack Russell terriers tenían una esperanza de vida media de 13,3 años y los cavalier King Charles spaniels de 11,8 años.

Los perros de raza tenían una esperanza de vida media más alta que los que eran fruto de cruces (12,7 años en comparación con 12,0 años), mientras que las perras tenían una esperanza de vida media ligeramente mayor que los machos (12,7 años en comparación con 12,4 años).

Los perros de raza tenían una esperanza de vida media más alta que los que eran fruto de cruces (12,7 años en comparación con 12,0 años)

Los autores han explicado que sus resultados sólo son representativos de los perros del Reino Unido, y que los cruces se definieron estrictamente como cualquier perro que no fuera de una raza registrada en el Kennel Club, por lo que sugieren que en próximos estudios se deberían investigar las ‘razas de diseño’ como labradoodles y cockapoos por separado para tener en cuenta los diferentes niveles de diversidad genética entre estos perros y mestizos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *