Los perros adiestrados pueden ser clave para los epilépticos resistentes a los medicamentos

Para las personas con epilepsia resistente a los medicamentos, tener un perro de compañía entrenado para detectar convulsiones y otras tareas relacionadas con la epilepsia puede reducir la cantidad de convulsiones que tienen, según una nueva investigación publicada en ‘Neurology’, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

Para el estudio, los investigadores observaron a adultos con epilepsia grave que no habían podido encontrar un tratamiento eficaz para reducir las convulsiones.

Los perros ‘convulsivos’ están entrenados para reconocer las convulsiones y responder cuando ocurren. Las tareas que realizan estos perros junto con su compañía pueden reducir la ansiedad relacionada con las convulsiones, y también pueden reducir las convulsiones causadas por el estrés, el desencadenante más común de las convulsiones».

Para el estudio, los investigadores observaron a 25 personas con epilepsia difícil de tratar y que tenían un alto riesgo de sufrir lesiones relacionadas con las convulsiones. Fueron seguidos durante hasta tres años.

Al comienzo del estudio, los participantes fueron observados en sus condiciones de cuidado habituales antes de que se les asignara un perro convulsivo en orden aleatorio. Los participantes podían elegir entre recibir entrenamiento para entrenar a un cachorro en su propia casa o recibir un perro que había terminado el entrenamiento de socialización y obediencia y que solo necesitaba entrenamiento para tareas específicas de la epilepsia.

Los perros están entrenados para reconocer la actividad convulsiva observando movimientos y sonidos. Se puede entrenar a los perros para que activen una alarma, vayan a buscar medicamentos o un teléfono, bloqueen el movimiento de una persona o cambien su posición corporal. El perro también puede brindar compañía a medida que la convulsión disminuye, cuando la persona puede sentirse desorientada y ansiosa.

Los participantes registraron la frecuencia y los tipos de convulsiones en un diario y completaron encuestas cada tres meses. La encuesta midió factores que incluyen la gravedad de las convulsiones, la calidad de vida relacionada con la salud y el bienestar.

Los investigadores encontraron que los participantes tuvieron un promedio de 31% menos convulsiones durante los últimos tres meses cuando tuvieron perros, y siete participantes lograron una reducción del 50-100%. Al comienzo del estudio, los participantes tenían un promedio de 115 convulsiones por período de 28 días, en comparación con 73 convulsiones por período de 28 días después de haber estado asociados con un perro convulsivo.

También encontraron un aumento en el número de días sin convulsiones, de 11 por período de 28 días antes a 15 después de trabajar con un perro. Estos hallazgos muestran que los perros convulsivos pueden ayudar a las personas con epilepsia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *